Buscador

CUANDO CONOCÍ A CALDES

Fuimos presentados en el verano de 2008, CALDES de TONI PONS me ofrecía la medida correcta de tacón para mi altura y todos los colores que me pudiera imaginar y su cierre con hebilla me permitía ajustarlo al tamaño de mi tobillo, antes me había probado unas Castañe, pero el cierre no era con hebilla sino con un botón que no me permitía ajustarlo y yo pensaba que el hecho de calzar un 42 de pie no va ligado al hecho de tener un tobillo grande (pido por favor que con este comentario nadie se ofenda, solo estoy explicando una humilde experiencia personal). Digamos que fue amor a primera vista. Para mí es un clásico de la comodidad y la elegancia a la vez. Es un zapato que he podido calzar en cualquier ocasión, cuando llevo tejanos me encanta llevar la CALDES Marino, el marrón también es uno de mis preferidos, y el rojo me encanta porque me permite dar ese toque atrevido que nunca le he podido dar a mi calzado veraniego.

Tiene dos hermanas, ROMINA y PORTBOU, la primera tiene una suela de cuña prácticamente plana para las mujeres que se sienten más cómodas con zapato plano, y PORTBOU es el extremo opuesto, es el atrevimiento del tacón de cuña de 7 cms. Yo personalmente no lo he podido subirme a Portbou, pero lo he visto en otras chicas y reconozco que la forma que le da a la pierna es elegante y sofisticada.

CALDES de TONI PONS ha sido desde hace años el modelo que ha llenado mis armarios en sus diferentes colores, incluso fue el calzado elegido para el bautizo de mi hijo, para mí se ha convertido en un básico de fondo de armario y cada año me permito adquirir algún color de las nuevas colecciones.


Posted by Cristina  |  01/11/2012
Volver atrás

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede saber más sobre nuestra política de cookies aquí